Feeds:
Entradas
Comentarios

Buenos Aires, 02 de Septiembre  2009

Esta tarde una charla de café me remontó a mi pasado. Me llevó a recordar una decisión que tomé hace aproximadamente 3 años. Las opciones eran 2, irme y acompañar a alguien más en su sueño, o quedarme y buscar el mío, ya que en ese momento no tenía ninguno….

Eso me angustio, dolió, costó, igualmente tomé mi decisión. Pensé, éste no es mi sueño, no sé cual es, no tengo ninguno específico, pero no es éste, éste es el de alguien más. Entonces me quedé.

Y desde afuera la pregunta se repetía: y como no se quedó con vos? y a mi, en lugar de una posible respuesta sólo me surgía otra pregunta: y como no me fui con él? Y la respuesta era, porque éste no es mi sueño, porque siento que pierdo mucho, y no me acuerdo que mas me respondía, no suelo recordarlo a menudo, pero dejémoslo ahí, creo que esto alcanza para encuadrar un poco lo que quiero transmitir. Me conecté con lo que estaba a mi alcance, lo que de mi dependía, lo que yo podía cambiar, lo que estaba dispuesta a cambiar.

Me quedé sola, bah, eso creía, hasta que me di cuenta que no me quedé sola, me quedé conmigo!. La diferencia? No me conocía bien, el enfrentarme con algo que no quería me hizo darme cuenta de que tampoco sabía lo que quería para mí y había llegado el momento de considerarlo. 

 El hacerme consciente de que no quería seguir el sueño de otro me ayudó a buscar el propio. Si lo encontré? Me estoy dando cuenta de que es intangible, flexible, cambiante, se va adaptando a quien voy siendo en cada momento y a lo que me va haciendo sentir feliz.  El quedarme conmigo me enseñó a buscar lo que quiero para mí. Si fue fácil? no. Fue difícil? tampoco. Fue necesario. En esta búsqueda seguí conociéndome y aprendí algo muy valioso, y es que los sueños a seguir si no son intensos y propios o flexibles y compartidos no se ven como sueños, se ven como otra cosa, no se bien como explicarlo… hoy en un momento de la charla surgió la palabra utopía, creo que iría bien, si, los ajenos no son sueños, son utopías. Se preguntarán por que le asigno esa palabra, porque hoy, descubriendo que tengo sueños propios, se que los sueños se pueden hacer realidad, las utopías seguirán siendo utopías…

Los invito a reflexionar sobre sus sueños, a construirlos, flexibilizarlos, compartirlos, y buscar hacerlos realidad.

Anuncios

Buenos Aires, 29 de Agosto 2009

Ésta noche escuché al pasar, “La vida se te pasa igual…”

Ante esta declaración, siento que no está dentro de mis posibilidades apretar el freno, no tengo botón de pausa, ni cámara para sacarle una foto y congelarla ahí, entonces pensé…., y si la vida se me pasa igual, como quiero que se me pase?

Yo, Valeria, elijo que la vida se me pase amándola, disfrutándola, haciendo más de lo que quiero y menos de lo que no (gracias Nora por recordarme esta tarde esa frase, que vos me enseñaste). 

Entonces, sabiendo eso, que lo que sí esta dentro de mis posibilidades es “como” se me pase la vida y que yo lo puedo elegir, encuentro:

Dónde y cuando apretar el freno: en el sufrimiento, sí, frenarme ahí, explorar de dónde viene, que lo genera, y que necesito para que desaparezca.  

Dónde y cuando apretar el botón de pausa: al descubrir lo que no quiero, hacer una pausa y pensar en lo que sí quiero. Así avanzo. 

En que momento sacar la cámara de fotos y tomar una:  en los momentos felices, en los que amo, disfruto y hago lo que quiero, para poder verlas cuando no me sienta tan feliz.

Es verdad que la vida se nos pasa, el tiempo no se detiene. Los invito a reflexionar entonces, como queremos que se nos pase la vida?

Buenos Aires, 12 de Agosto 2009

Una tarde llegué a mi sesión de coaching y, después de saludar a Nora le dije, no sabés! Hoy me agarré una bronca! Ella me dijo, ah si? Y como fue? Fuiste a la estantería y entre las emociones que había viste la bronca y te agarraste una? (bueno, no se si fue así de literal que me lo dijo, pasaron casi 2 años de esto, pero fue más o menos así).

Qué pienso hoy que me quiso mostrar con eso? Que las emociones no se agarran por ahí, las emociones vienen de adentro, somos los generadores, de acuerdo a como interpretamos lo que nos pasa, lo que nos dicen, lo que sentimos. Me llevó tiempo darme cuenta, hacerme cargo de eso.

Hoy te quiero contar Nora, que gracias a esa simple pero poderosa pregunta, sigo visitando la estantería de las emociones, pero hoy se que la llevo dentro mío, y que soy yo quien tiene el poder de elegir una de las tantas que allí están.

Para qué elegir tristeza por alguien que ya no está si puedo elegir la felicidad del recuerdo de los momentos compartidos?

Para qué elegir el miedo al cambio si puedo elegir ser optimista sobre lo que vendrá?

Para qué resentirme si puedo elegir aceptar y estar en paz?

Esto es para vos, Nora, en agradecimiento. Hoy estoy en el lugar que estoy gracias a tu compañía en mi proceso de cambio.

Cuánto vales?

Para Vos:
Alfredo, con el rostro abatido de pesar se reúne con su amiga Marisa en un bar a tomar un café. Deprimido descargó en ella sus angustias… que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación…
Todo parecía estar mal en su vida.
Marisa introdujo la mano en su cartera, sacó un billete de 100 dólares y le dijo:
* Alfredo, quieres este billete?
Alfredo, un poco confundido al principio, inmediatamente le dijo:
* Claro Marisa… son 100 dólares, quién no los querría?
Entonces Marisa tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo un pequeño bollo.
Mostrando la estrujada pelotita verde a Alfredo volvió a preguntarle:
* Y ahora igual lo quieres?
* Marisa, no sé qué pretendes con esto, pero siguen siendo 100 dólares, claro que los tomaré si me lo entregas. Entonces Marisa desdobló el arrugado billete, lo tiró al piso y lo restregó con su pie en el suelo, levantándolo luego sucio y marcado.

* Lo sigues queriendo?
* Mira Marisa, sigo sin entender que pretendes, pero ese es un billete de 100 dólares y mientras no lo rompas conserva su valor…
* Entonces Alfredo, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieres, aunque la vida te arrugue o pisotee SIGUES siendo tan valioso como siempre lo has sido… lo que debes preguntarte es CUANTO VALES en realidad y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado.
* Alfredo quedó mirando a Marisa sin atinar con palabra alguna mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro.

Marisa puso el arrugado billete de su lado en la mesa y con una sonrisa cómplice agregó:
* Toma, guárdalo para que te recuerdes de esto cuando te sientas mal…
pero me debes un billete NUEVO de 100 dólares para poder usar con el próximo amigo que lo necesite!
Le dio un beso en la mejilla a Alfredo – quien aún no había pronunciado palabra – y levantándose de su silla se alejó rumbo a la puerta.
Alfredo volvió a mirar el billete, sonrió, lo guardó en su billetera y dotado de una renovada energía llamó al camarero para pagar la cuenta…”
Cuántas veces dudamos de nuestro propio valor, de que realmente MERECEMOS MAS y que PODEMOS CONSEGUIRLO si nos lo proponemos? Claro que el mero propósito no alcanza…
Se requiere de la ACCION para lograr los beneficios.Yo sé que se puede y que existen innumerables caminos para conseguirlo.

Ejemplo rápido:
1. Nombra las cinco personas más adineradas del mundo.
2. Nombra los cinco últimos ganadores del trofeo Heisman.
3. Nombra las cinco ultimas ganadoras del concurso Miss
Universo.
4. Nombra diez ganadores del premio Nóbel.
5. Nombra los cinco últimos ganadores del Oscar por mejor
actriz o actor.
6. Nombra los últimos diez ganadores de la Serie Mundial.
¿Cómo te fue? ¿Mal? No te preocupes.

El punto es: ninguno de nosotros recuerda los encabezados de ayer.
No hay segundos lugares, ellos son los mejores en su ramo, pero los aplausos se van!, ¡Los trofeos se empolvan!, ¡Los ganadores se olvidan!

Ahora contesta este otro, veamos como te va:
1. Nombra tres profesores que te hayan ayudado en tu formación escolar.
2 Nombra tres amigos que te hayan ayudado en tiempos difíciles.
3. Nombra cinco personas que te hayan dicho algo valioso.
4. Piensa en algunas personas que te hayan hecho sentir una persona especial.
5. Nombra cinco personas con las que disfrutes pasar tu tiempo.
6. Nombra tres héroes cuyas historias te hayan inspirado.
¿Qué tal?, ¿Te fue mejor? ¿La lección?

Las personas que hacen la diferencia en tu vida no son aquellos con las mejores credenciales, el mayor dinero o los mayores premios… La diferencia la hacen aquellas personas que se preocupan por ti, que te cuidan, las que de muchas maneras estén contigo.

Toma un momento para reflexionar…
¡La vida es muy corta!
Tú, ¿En qué lista estas?

Mi talón

Buenos Aires, 9 de Julio 2009

Jueves 9 de julio, feriado, no hace frío, hay sol. Mis amigas sugieren salir a caminar un rato. Poco me gusta caminar, pero me digo, mal no me va a hacer, y además disfruto de su compañía!. 

Teniendo en cuenta que quien hizo la propuesta juega tenis, anda en bici, rema, hace windsurf, a veces se va caminando a trabajar (desde Barrio Norte hasta Núñez) dije, ok, me pongo zapatillas, ahí me di cuenta de cuanto hacia que no las usaba… pero ahí estaban guardaditas en el placard.

La cuestión es que salimos a caminar (éramos 4. 3, asombradas de verme ahí dispuesta a disfrutar de una caminata, bah, 4, yo también me asombre).

Y así fuimos bajando en altura por avenida Santa Fe, entre los cuentos de una y otra, sin prisa, pero sin pausa. Llegamos a la plaza San Martín, decidimos caminar un poco más, no sin antes pasar por el segundo chequeo de mis amigas, si, el primero había sido antes de cruzar la 9 de julio: vale, estas bien??  Respondí que si, aunque creía que se me había hecho una ampolla en el talón porque sentía una molestia.

Seguimos caminando, paseamos por 25 de mayo y no registre por donde dimos una voltereta y otra vez en avenida santa fe, pero esta vez, subiendo en su altura. Sugerí hacer un alto y tomar un cafecito, no recibí objeción ni contraoferta, ahí desensillamos las 4 en aroma, cafecitos, sanguchitos y marquise de chocolate, obviamente luego de haber desinfectado nuestras manitas con alcohol en gel.

Terminamos el café y emprendimos otra vez la marcha, no sin antes haber recibido nuevamente el chequeo de mis amigas, vale, estas bien??

Respondí que si, y seguimos, pese a que mi ampolla me molestaba, y que pase, desde cruzar avenida Pueyrredón, por 5 estaciones de subte de la línea D que me deja a 3 cuadras de mi casa.

Prefiero no detallar el estado de mi talón cuando lo revise. Ojo que ahora no esta muy lindo que digamos tampoco, por eso me sigo reservando los detalles.

Hace hoy ya 11 días que mi talón me hace recordar:

Que yo acepte salir a caminar (también podría haber dicho que no)

Que yo elegí que calzado usar (podría haber elegido otro)

Que yo respondí que estaba bien cuando me lo preguntaron (podría haber dicho que no)

Que yo elegí caminar en lugar de tomar el subte de regreso (podría haber entrado en 5 estaciones)

Tenemos la libertad de elegir. Cuantas veces hacemos responsables a terceros por decisiones y elecciones que nosotros mismos tomamos, o dejamos de tomar?

Los invito a involucrarse en los procesos que les acontecen, a reflexionar, cuantas veces nos podemos evitar pasar por un momento de angustia, dolor, enojo, disconformidad, aceptando nuestra responsabilidad y participación en el proceso.

Buenos Aires, 30 de junio 2009

Esta mañana iba en el colectivo hacia mi trabajo, y se detuvo en un semáforo. Fijé la vista en la entrada de un edificio, el edificio donde mi odontóloga tenía su consultorio en el pasado, y cada tanto suelo prestar atención a la entrada.

La puerta estaba abierta. Vi que el escritorio del encargado estaba vacío. Se acerca un hombre caminando, da un empujón a la puerta y entra hacia donde están los ascensores.

En ese momento pienso, me digo a mi misma, que bárbaro! con la inseguridad que hay! primero, la puerta abierta; segundo, éste que entra y la deja más abierta todavía. Entra al ascensor como si nada, uff, y cuántas historias escuchamos de que hay ladrones que se esconden en los palliers?!! automáticamente me imagino mi pallier y me dan escalofríos de pensar que puede algún ladrón esconderse y sorprenderme al bajar del ascensor.

El escritorio del encargado, con una agenda encima, y demás cosas que no llegaba a distinguir desde el colectivo. La silla, vacía! Y seguía pensando, que bárbaro! nadie vigilando la entrada! y si pasa esto en mi casa??

El colectivo avanza 1 metro, anticipándose a la cercanía de la luz verde del semáforo. 1 metro cambió totalmente la escena, ya que pude ver el hall del edificio completo, incluido el ángulo a la derecha del escritorio del encargado, que antes estaba fuera de mi visión.

Justo dentro de ese ángulo estaba parado el encargado…..

No observamos al mundo tal como es, el mundo es tal como lo observamos.

Esta situación me llevó a reflexionar sobre cuantas veces damos por verdadera nuestra interpretación de las cosas, cuando en realidad, es sólo la interpretación de cómo las observamos.

Los invito a que reflexionemos sobre nuestra interpretación y observación del mundo. Qué pasa si le buscamos otra interpretación a lo que no nos sirve, molesta o hace mal? y si nos paramos a observar desde otro lado?

 

El origen del término coaching viene del campo de los deportes: el coach (entrenador) es quien el deportista contrata para alcanzar resultados que hasta el momento están más allá de sus logros.  

El Coaching Ontológico es un proceso de aprendizaje orientado a transformar el tipo de observador que somos de la realidad, busca potenciar el desarrollo personal para lograr un máximo desempeño, expandir nuestras posibilidades y capacidad de acción.

El coaching nos permite transformar el observador que somos, proponiendo el modelo Observador-Acción-Resultado. Las acciones que realizamos y los resultados que obtenemos, dependen de nuestro observador.  Cambiando nuestro observador logramos ver posibilidades de acción que antes parecian imposibles o fuera de nuestro alcance.