Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘aceptar’

Buenos Aires, 31 de Mayo 2010

Hoy les quiero proponer algo. Que compartan sus caminos, y que acompañen a aquellos a quienes tienen cerca a caminar el suyo.

Si me imagino que la vida es como un camino a recorrer, según como se me va descubriendo a cada paso, me ira guiando en distintas direcciones.

Estas direcciones no siempre coinciden con las de quienes me rodean, lo que no significa que al tomar ellos otro camino, no puedan de vez en cuando tomar un desvío y unirse al mío.

Lo mismo cuenta para mi, y siento que al tomar un desvío de vez en cuando no me alejo de lo que yo quiero, me acerco a quienes yo quiero.

Esos acercamientos pueden enseñarme algo nuevo para aplicar en mi propio camino y saber así, que el que estoy caminando es el que realmente quiero, o quizás descubrir que puedo elegir otra dirección.

También puede pasar que coincida, salvo por algún que otro desvío de diferencia, con el camino de alguien mas, y que hasta no tomar esos desvíos y ver hacia donde van no me había dado cuenta de que hay cosas que puedo compartir, entender, aceptar, cambiar.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

No podemos caminar el camino de otros, no podemos vivir la vida de otros. Y si nos acompañamos y vemos que pasa compartiendo, entendiendo, aceptando, cambiando?

Los invito entonces a que imaginen sus caminos plenos de desvíos, vean que pasa cuando visitan el del otro, e inviten al otro a visitar el propio.

Anuncios

Read Full Post »

Buenos Aires, 12 de Agosto 2009

Una tarde llegué a mi sesión de coaching y, después de saludar a Nora le dije, no sabés! Hoy me agarré una bronca! Ella me dijo, ah si? Y como fue? Fuiste a la estantería y entre las emociones que había viste la bronca y te agarraste una? (bueno, no se si fue así de literal que me lo dijo, pasaron casi 2 años de esto, pero fue más o menos así).

Qué pienso hoy que me quiso mostrar con eso? Que las emociones no se agarran por ahí, las emociones vienen de adentro, somos los generadores, de acuerdo a como interpretamos lo que nos pasa, lo que nos dicen, lo que sentimos. Me llevó tiempo darme cuenta, hacerme cargo de eso.

Hoy te quiero contar Nora, que gracias a esa simple pero poderosa pregunta, sigo visitando la estantería de las emociones, pero hoy se que la llevo dentro mío, y que soy yo quien tiene el poder de elegir una de las tantas que allí están.

Para qué elegir tristeza por alguien que ya no está si puedo elegir la felicidad del recuerdo de los momentos compartidos?

Para qué elegir el miedo al cambio si puedo elegir ser optimista sobre lo que vendrá?

Para qué resentirme si puedo elegir aceptar y estar en paz?

Esto es para vos, Nora, en agradecimiento. Hoy estoy en el lugar que estoy gracias a tu compañía en mi proceso de cambio.

Read Full Post »

Buenos Aires, 9 de Julio 2009

Jueves 9 de julio, feriado, no hace frío, hay sol. Mis amigas sugieren salir a caminar un rato. Poco me gusta caminar, pero me digo, mal no me va a hacer, y además disfruto de su compañía!. 

Teniendo en cuenta que quien hizo la propuesta juega tenis, anda en bici, rema, hace windsurf, a veces se va caminando a trabajar (desde Barrio Norte hasta Núñez) dije, ok, me pongo zapatillas, ahí me di cuenta de cuanto hacia que no las usaba… pero ahí estaban guardaditas en el placard.

La cuestión es que salimos a caminar (éramos 4. 3, asombradas de verme ahí dispuesta a disfrutar de una caminata, bah, 4, yo también me asombre).

Y así fuimos bajando en altura por avenida Santa Fe, entre los cuentos de una y otra, sin prisa, pero sin pausa. Llegamos a la plaza San Martín, decidimos caminar un poco más, no sin antes pasar por el segundo chequeo de mis amigas, si, el primero había sido antes de cruzar la 9 de julio: vale, estas bien??  Respondí que si, aunque creía que se me había hecho una ampolla en el talón porque sentía una molestia.

Seguimos caminando, paseamos por 25 de mayo y no registre por donde dimos una voltereta y otra vez en avenida santa fe, pero esta vez, subiendo en su altura. Sugerí hacer un alto y tomar un cafecito, no recibí objeción ni contraoferta, ahí desensillamos las 4 en aroma, cafecitos, sanguchitos y marquise de chocolate, obviamente luego de haber desinfectado nuestras manitas con alcohol en gel.

Terminamos el café y emprendimos otra vez la marcha, no sin antes haber recibido nuevamente el chequeo de mis amigas, vale, estas bien??

Respondí que si, y seguimos, pese a que mi ampolla me molestaba, y que pase, desde cruzar avenida Pueyrredón, por 5 estaciones de subte de la línea D que me deja a 3 cuadras de mi casa.

Prefiero no detallar el estado de mi talón cuando lo revise. Ojo que ahora no esta muy lindo que digamos tampoco, por eso me sigo reservando los detalles.

Hace hoy ya 11 días que mi talón me hace recordar:

Que yo acepte salir a caminar (también podría haber dicho que no)

Que yo elegí que calzado usar (podría haber elegido otro)

Que yo respondí que estaba bien cuando me lo preguntaron (podría haber dicho que no)

Que yo elegí caminar en lugar de tomar el subte de regreso (podría haber entrado en 5 estaciones)

Tenemos la libertad de elegir. Cuantas veces hacemos responsables a terceros por decisiones y elecciones que nosotros mismos tomamos, o dejamos de tomar?

Los invito a involucrarse en los procesos que les acontecen, a reflexionar, cuantas veces nos podemos evitar pasar por un momento de angustia, dolor, enojo, disconformidad, aceptando nuestra responsabilidad y participación en el proceso.

Read Full Post »